La veterinaria de DogHero explica por qué el perro la pasa mal, lo que debés observar y cuándo vale la pena llevarlo al hospital.

Mi perro vomitó: causas

Siempre es un susto cuando el perro la pasa mal, ¿no? Pero el vómito es un mecanismo de defensa de los animales, útil para mantener la salud.

Las causas que explican el malestar son muchas:

  • Cuando el perro engulle algo diferente y el estómago no lo recibe bien, por ejemplo, cuando come pasto o algo de la basura;
  • Cuando quiere jugar o correr justo después de comer e interrumpe la digestión;
  • Cuando está mucho tiempo sin alimentarse (en esos casos, el vómito es espumoso y amarillento);
  • Cuando cambia de ambiente o de dieta;
  • Cuando está dolorido: varias dolencias tienen el vómito como síntoma de intoxicación, moquillo, parvovirus y giardasis.

Mi perro vomitó: ¿qué hacer? La veterinaria de DogHero explica por qué el perro la pasa mal, lo que debés observar y cuándo vale la pena llevarlo al hospital.

Mi perro vomitó: ¿qué hacer?

Lo más importe es no desesperarte y observar cómo él queda después de vomitar. En primer lugar, retirá la comida del perro e intentá ofrecerle de nuevo después de una hora. Pero si el vómito persiste, o viene acompañado de otra señal – como no querer alimentarse o no tomar agua por horas, diarrea intensa, desanimo, fiebre, tos, presencia de sangre en el vómito o las heces – llevalo al veterinario.

Algunas preguntas que debés hacerte para responderle al veterinario:

  • ¿Cuándo comenzó?
  • ¿Fueron cuántos episodios de vómito? ¿En qué intervalo?
  • ¿Cuál era el aspecto de ese vómito? ¿Color? ¿Hay comida en él? ¿Tiene espuma? ¿Tiene sangre?
  • ¿Vomitó justo después de comer o después de muchas horas?
  • ¿Comió algo diferente? ¿Otra comida? ¿Un juguete? ¿Insectos? ¿Plantas?
  • ¿Está con apetito o no quiere comer?
  • ¿Está haciendo caca normalmente? ¿Está con diarrea? ¿Tiene sangre?
  • ¿Toma agua? Cuando toma agua, ¿también vomita?
  • ¿Hace un esfuerzo para vomitar? ¿Salivación? ¿Parece estar mareado o con náuseas o vomita de la nada?
  • Observá el comportamiento: ¿alguna cosa cambió o él continúa contento jugando? ¿Hay otro perro cercano con los mismos síntomas?
  • ¿Hay cualquier otra señal clínica?

Consejo de oro

Si el perro vomita en días seguidos por algún motivo aparentemente inofensivo, como después de roer un juguete o comer un pedacito, prestá atención: el propio acto de vomitar lo estimula a vomitar más, ya que el estómago va quedando irritado (como una gastritis). Es posible que él no consiga salir de ese ciclo hasta ser medicado – será necesario un médico veterinario para actuar.

Mi perro vomitó: ¿qué hacer? La veterinaria de DogHero explica por qué el perro la pasa mal, lo que debés observar y cuándo vale la pena llevarlo al hospital.

Atención a la ingestión de líquidos y a la dieta

Cuando el perro vomita algunas veces, queda un poco deshidratado. Es importante ofrecerle líquidos para que la situación no se agrave. En el caso de que tuerza la nariz para el agua en temperatura ambiente, intentá ofrecerle agua helada o agua de coco, más atrayentes.

En el día en que él la pasa mal, es normal que se sienta mareado y no quiera saber nada de la ración. En ese caso, adoptar una dieta liviana puede ser más rico y suave para su estómago.

Anotá una receta casera de caldo de gallina que puede ayudar a restablecer las fuerzas del animal:

  • 1 cucharada de arroz
  • 80 g de pechuga de pollo
  • 3 – 4 cucharadas de agua
  • 1 pizca de sal

Cociná los ingredientes en una sartén por 20 minutos. Desmenuzá el pollo y juntá nuevamente la mezcla. Servilo frío o tibio (nunca helado o caliente). Dejalo bien remojado para que sea más rico y sirva como fuente de hidratación.

Es bueno tener en cuenta: cualquier medicación sólo puede ser dada con recomendación del veterinario.

Fuente: veterinaria DogHero Ingrid Stein